Clínica Veterinaria Camas

Por qué no dar huesos a tu perro

Si bien es cierto que en su estado natural el perro come carne cruda, huesos y todo lo que se le ponga por delante, nosotros como propietarios y responsables de nuestro perro debemos velar por su seguridad y por ofrecerle la mejor calidad de vida posible.

Los huesos son un rico manjar para los perros: es un alimento entretenido y hasta divertido el poder mascar durante horas un hueso. En el mercado, existen numerosas alternativas para mascar: desde huesos de cuero a juguetes como el Kong que realizan la misma función y pueden evitar incidentes y accidentes muy desagradables e incluso traumáticos. También puedes optar por el cartílago de los huesos, que no es nada perjudicial y es un delicioso bocado.

Razones por las que no dar huesos a tu perro:

> Los huesos producen desgaste dental y hasta fracturas dentales que pueden ser muy dolorosas para el perro.

> Los huesos producen lesiones bucales en lengua, paladar, etc, formando llagas y úlceras bastante molestar para el perro.

> Las astillas de los huesos pueden perforar el esófago requiriendo en muchos casos intervención quirúrgica para poder parar la hemorragia.

> Los perros que no acaban de trocear el hueso y lo engullen entero, corren el peligro de morir, dado que el hueso queda atorado en los intestinos  produciendo dolor, imposibilidad de defecar, e infecciones que pueden llevar a una cirugía de urgencia con la extirpación del colon.

Si observas que tu perro ha comido huesos y vomita sangre, ha perdido el apetito o tiene dificultades para defecar, llévalo urgentemente al veterinario para que le haga un buen chequeo y pueda librarle de ese sufrimiento lo antes posible.

Average: 5 (3 votes)
Indique una valoración para el artículo del blog