Clínica Veterinaria Camas

Kitty, la gatita mecánica.

Kitty era una gatita callejera que buscaba desesperadamente un hogar y, como ya no sabía que hacer para encontrarlo, se le ocurrió la nefasta idea de meterse dentro de la maquinaria de un citroën C·3, que estaba aparcado en la calle. Hacía frió esa noche y Kitty pensó que ahí dentro estaría calentita y resguardada. A la mañana siguiente Susana y su hija se disponían a coger el coche para hacer varios recados. Al montarse en él y con el ruido del portazo, Kitty empezó a maullar fuerte porque se había asustado mucho. Entonces Susana y Carlota se bajaron del vehículo muy sorprendidas y empezaron a mirar a ver si veían de donde procedían tanto maullido. Menos mal que a Susana no se le ocurrió encender el motor, puesto que esto hubiera herido gravemente a la pequeña. Cuando abrieron el capó del Citroën y vieron a la gatita intentaron rápidamente cogerla, pero Kitty estaba muy asustada y se escurría por los recovecos de la maquinaria del coche. Susana y Carlota se armaron de paciencia e intentaron en vano sacar a la gatita; hasta le pusieron sabrosa comida en la parte de abajo para ver si salía, pero nada.,la gata seguía escondida . Por suerte, un vecino que pasaba por ahí que tenía mucha "mano" con los animales,  con mucha maña y cariño, consiguió coger a la escurridiza gata, y al sacarla del coche toda asustada y llena de grasa, la depositó en brazos de Carlota diciendo:
 -"Ala! ya tienes gata"
..y así fue como Kitty encontró un hogar y a unas  dueñas que, hoy por hoy están encantadas de mimar a la pequeña gatita mecánica.

Average: 5 (3 votes)
Indique una valoración para el artículo del blog